PORNO GRATIS Y SEXO DE CALIDAD

La gran follada en el bar con unos tíos

octubre 19, 2008 Autor Pajaporno  
Categoría Relatos Eróticos

Hola, me llamo Luisa, tengo unos 41 años, desde hace tiempo mi marido me entrega junto con él a hombres para que hagan conmigo lo que quieran, pero lo que me sucedió aquella noche sobrepasaba en mucho lo que había hecho hasta aquel momento.
Era una calurosa noche de verano y yo volvía a casa después de la despedida de soltera de una amiga, había bebido un poco y tenía mucha sed, era de madrugada y no encontraba ningún bar abierto, al fin vi uno al otro lado de la cera, tenía la persiana a media bajar, me agaché y le pregunté al camarero si podía tomar algo fresco, me dijo que si y entré.

El bar era muy tétrico, al final de local junto a una mesa de billar había cuatro hombres jugando a las cartas. Me acerqué a la barra y me senté en un taburete, lo cual dejó a la vista una buena ración de mis muslos, los cuatro hombres me miraban descaradamente, pero estaba acostumbrada y no me importaba, pedí mi bebida y al ponérmela el camarero me dijo que si quería tomarla en la mesa con ellos, así no estaría tan sola.

Me senté en la estrecha mesa y pronto pude notar como los muslos de mis vecinos se frotaban sin ningún disimulo contra los míos, pero al rato ya eran sus manos, las que entre bromas, me tocaban las piernas, llegando cada vez más arriba, uno de ellos me preguntó de donde venía a esas hora, les expliqué que venía de una despedida de soltera.

-Seguro que había un strip-tease de un tío ¿Verdad? – Pues si, contesté.

Entonces el tío, como si fuera lo más natural de mundo me dijo:

-¿Por qué no nos hace tú uno aquí para nosotros?, estamos solos y nadie nos va a molestar.

Entonces pude darme cuenta de que el camarero había bajado la persiana y no tenia escapatoria, pensé, que si me desnudaba un poco se quedarían tranquilos y podría irme. Así que les dije: -De acuerdo, pero no me quitaré las bragas, ¿conformes? -Conformes! Casi gritaron los cinco a la vez.

Me dijeron que me subiera a la mesa de billar para que me pudieran ver mejor, y allí empecé a desnudarme, me fui desabrochando la camisa, botón a botón, mientras aquellos tíos no me quitaban ojo de encima, la verdad es que estaba muy mojada, sentía como mi coño se iba humedeciendo a medida que los botones se desabrochaban, finalmente me quité la camisa, quedándome con el sujetador, me lo solté y mis pechos quedaron a la vista de aquellos hombres, entonces, empecé a bajar lentamente la cremallera de mi falda, los tíos gritaban:

– Quítatela, Quítatela.

Cada vez más salidos, acabé de bajar la cremallera y empecé a deslizar la falda por mis caderas, muy lentamente, dejándoles entrever mis bragas blancas, cada vez un trozo más, hasta que la dejé deslizar completamente por mis muslos, quedando así, en unas transparentes bragas blancas que casi dejaba ver mi coño.

Les recordé que así acababa todo y quise bajar de la mesa, uno de ellos se acercó “muy gentilmente” a ayudarme a bajar de la mesa de billar, pero lo que hizo fue arrancarme las bragas de un tirón dejándome completamente desnuda, fue como un pistoletazo de salida, los cinco de abalanzaron sobe mi, tumbándome en la mesa y sobándome por todas partes, sentía sus dedos como se metían en mi empapado coño, como me apretaban los pezones y como me metían también uno o dos dedos en mi culo…

Uno de ellos se subió a la mesa y bajándose los calzoncillos me metió su gorda polla en la boca, podía ver como los otros se iban desnudando y la verdad era que ya no me importaba, al contrario, quería que me follaran y cuanto más mejor.

El de la polla en mi boca me la follaba mientras me agarraba el pelo, entrando y saliendo de mi boca, mientras lo hacía me hicieron poner de rodillas sin soltarle la polla, entonces pude sentir como separaban mis nalgas y como un gran capullo se habría paso en mi ano, pude sentir como se dilataban al penetrarme y como el hombre apretaba sin compasión hasta que sentí sus huevos chocar contra mi culo, entonces empezó un mete saca que me clavaba contra la polla que estaba chupando hasta que sentí por sus gestos que se iba a correr, intenté sacarme la polla, pero el hombre me sujetó fuertemente por los pelos mientras me decía:

-Chúpamela, puta, quiero que te bebas toda mi leche!!!

Sentí la descarga de aquel tío en toda mi boca, y no me quedó más remedio que tragar y tragar leche, su corrida era tan abundante que me salía por las comisuras cayendo a la mesa, la polla, poco a poco fue perdiendo fuerza, así que se retiró quedándome solo el del culo que insistía en el mete saca hasta que sentí su leche dentro de mi ano, la sacó y entonces, me puso boca arriba en la mesa, dos de ellos separaron mis piernas lo más que pudieron, vi a al camarero como se acercaba con un pote de mantequilla y empezó a ponerme por todo el coño, metiendo primero un dedo, luego dos, que entraban perfectamente en mi coño, por la mantequilla y por lo mojada que estaba.

El camarero empezó a untarse mantequilla en la mano y mientras sus compinches separaban mis piernas los otros dos me sujetaban por los hombros, quedando así completamente indefensa, el camarero empezó a meter la mano dentro de mi coño, les supliqué no lo hiciera, pero por toda respuesta recibí un apretón en uno de mis pezones, el camarero continuó apretando, sentí como entraban cuatro dedos, cuando él me dijo que solo quedaba el gordo, la sacó un poco y entonces apretando fuertemente logró meterla toda, era la primera vez que hacía algo así, y dentro del dolor casi insoportable estallé en el orgasmo más fuerte que había tenido nunca.

Sentía perfectamente los 5 dedos de aquel cerdo hurgando en mis entrañas y yo me retorcía de placer, los de mis hombros me soltaron y se pusieron a mi lado, como pude les tomé las pollas y empecé a pajearlos frenéticamente, al mismo ritmo que el otro tío meneaba su mano dentro de mi, cuando estuvieron a punto de correrse se subieron a la mesa haciéndolo los dos sobre mis pechos y cara, entonces el camarero sacó la mano de mi coño que quedó todo dilatado, estaba rendida, tumbada despatarrada encima de aquella mesa de billar, llena de semen y mantequilla por todas partes.

Me ayudaron, esta vez si, a incorporarme, les pedí si tenían algún sitio para lavarme y los muy cerdos me dijeron que no, y que además se quedaban las bragas y el sujetador como premio, me vestí, y con el culo y el coño escocido me fui para casa, recordando todo el camino la aventura que había tenido y pensando en volver a “cenar” otra vez.

Comentarios

2 Respuestas en “La gran follada en el bar con unos tíos”

  1. Anónimo on diciembre 25th, 2011 7:26
    comentario

    esta para una re paja x lo q contast

  2. Anónimo on diciembre 25th, 2011 7:27
    comentario

    esta para una re paja por lo que contaste





Reglas para tus comentarios:
Su comentario no deberá tener faltas ortográficas.
Queda completamente prohibida comentarios con insultos a otras personas o entre visitantes, machistas, racistas, etc.
Deberás de revisar tu comentario antes de enviarlo, para que no sea rechazado.
Pajaporno.com no se hace responsable de las imágenes/archivos expuestos. Las fotos han sido enviadas por todos nuestros usuarios o encontradas en páginas gratuitas.
Si alguna de las fotos no deberían estar publicadas o vulnera algún tipo de derechos por favor contacte con nosotros para retirarlas inmediatamente.