PORNO GRATIS Y SEXO DE CALIDAD

Espiando como follan a mi madre

agosto 6, 2008 Autor Pajaporno  
Categoría Relatos Eróticos

Hola de nuevo amigos, yo he sido un voyeur desde siempre, me encanta espiar a las mujeres desnudas y más aún a las maduras, que hermosas están con sus carnes entradas en años, con esos pechos grandes y caídos por la edad, créanme amigos que es lo más hermoso de la vida, una mujer madura, les comenté que espiaba a mis tías cuando se bañaban y en ocasiones cuando se las cogían ya fueran sus maridos o sus amantes…

Vaya que fue una época maravillosa, pero también tengo que decirles que mi mujer favorita era mi mamá, no perdía ocasión para verla cuando se bañaba, ella siempre fue mi modelo de mujer y como sabrán ya, en casa era muy raro ver tangas y brassieres en los tendederos de ropa pues no acostumbraban a usar ni mis tías ni mi madre, imagínense como se veían sin brassier y cuando de repente se agachaban y se les alcanzaba a ver su panocha, vaya que era maravilloso.

Mi madre no era una belleza de mujer, pero tenia lo suyo, ella mide como 1.60 m es de piel blanca, cara simpática de ojos cafés claros y boca mediana, de pechos grandes, un poco caídos por la edad, de cintura no tan delgada, digna de una señora madura y de caderas amplias y respingadas, en si mi madre estaba buenísima.

Volviendo al tema, les contaré aquella vez que el tendero se cogió a mi mamá. Todo comenzó tiempo atrás ya que cuando íbamos a la tienda el dueño don Omar siempre saludaba a mamá muy cordialmente, él era un señor como de 50 años, fuerte, de bigote grande, alto y según mi mamá no mal parecido, mi mamá tendría es ese entonces unos 35 años.

En algunas ocasiones que él no se dio cuenta que estaba yo acompañando a mi mamá él le decía que estaba buenísima, que él si la podía atender como se merecía, que si deseaba le daba una buena ración de verga de la cual carecía mi papá, además le decía que no se arrepentiría y que nadie se enteraría de esto, y claro que mi mamá en vez de reclamarle solo sonreía y le decía que no podía y que ya no le dijera tantos piropos y cuando le preguntaba a mamá que le había dicho el señor ese, ella sonreía y me decía que no tenía importancia, que no hiciera caso de nada y al llegar a casa siempre comentaba con mis tías lo ocurrido.

Ellas le decían que se animara pues era verdad que mi padre la tenía muy desatendida pues toda la semana llegaba hasta muy tarde y si bien le iba a mi mamá le daba una cogida rápido de sólo 5 minutos pues siempre se quedaba dormido y los fines de semana se emborrachaba y ni siquiera se la cogía 5 minutos y mi madre caliente como todas las mujeres se quedaba con las ganas de una buena cogida, la pobre se tenía que consolar sola en el baño y se hacía unas buenas chaquetas para poder desahogarse y les comentaba a mis tías que no era lo mejor pues lo que deseaba ella era una verga que la dejara satisfecha, que la hiciera vibrar y tener muchos orgasmos…

Mis tías le decían que estaban los chicos de la cuadra con los que ellas le ponían los cuernos a sus maridos, pero mamá les decía que no era conveniente para ella andar con ellos pues podrían hablar y descubrirla, eso no le gustaba a mamá, entonces mis tías le dijeron que se animara y aceptara coger con don Omar, entonces mamá sonrió y dijo que muy probablemente lo tomaría muy en cuenta.

Para lograr su plan mi mamá comenzó a ir más seguido a la tienda, ella procuraba ir cuando no tenía gente la tienda, además siempre iba un tanto provocativa pues como no usaba brassier, ella procuraba llevar blusas ligeras y de colores claros y vaya que se veía preciosa pues se le notaban esos senos grandes y hermosos con una aureola café y además llevaba siempre faldas ajustadas y también de color claro y como no usaba calzón al traslucirse la luz se veía un espectáculo tremendo.

Cierta vez la acompañé, pero a propósito me quedé afuera a esperarla, el señor no me vio y como no tenía gente le comenzó a decir que estaba buenísima, que con gusto cerraba la tienda y se la cogía allí mismo, en el mostrador, mi madre sonrió y le dijo que aceptaba su invitación, que ella vendría el fin de semana por la tarde noche ya que mi padre saldría de viaje y estaría fuera varios días, se imaginarán como se puso don Omar…

Entonces ella le dijo que si quería una probadita y don Omar aceptó, la metió a la trastienda, entonces me fui sigilosamente por la otra entrada y pude ver como mi madre le daba unas mamadas de verga a don Omar, vaya que lo hacía con gran maestría, a lo que preguntó don Omar, quien le había enseñado a hacerlo y ella le dijo que era un secreto y que a mi mamá le encantaba hacerlo, entonces le preguntó don Omar si lo hacía con su esposo y mi mamá le respondió que a él no le gusta eso, dice que es incorrecto y sucio además le prometió que también le encanta el sexo anal y que a su esposo también le desagrada, le dijo a don Omar que su culo sería solo para él el fin de semana…

Mi madre se separó de la verga de don Omar y por poco me voy de espalda pues vi que el señor tiene una herramienta enorme y gruesa, entonces mi madre se despidió y le dijo que esperaba le haya gustado la probada, lo que viene será mucho mejor, me alejé rápido de allí, en seguida salió mamá muy contenta con el mandado, me dio la bolsa y regresamos a casa.

Faltaban dos días para ese encuentro entre mi madre y don Omar y yo me moría de la desesperación por que se llegara el momento, pero estaba pensando como ver ese espectáculo ya que si cerraba la tienda no tendría oportunidad de entrar, le di vueltas al asunto y tendría que arriesgarme a entrar antes de que se llegara la hora.

Al llegar el fin de semana mi padre se fue temprano a su viaje y mi madre hizo sus deberes cotidianamente, pero al llegar la tarde ella comenzó a inquietarse, entonces le pregunté que le pasaba y me contestó que no tenía nada que solo estaba así por el calor, entonces se fue a charlar un rato con mi tía Yola, (la conocen ya amigos) y le comentó que estaba muy caliente, solo de pensar en esa gran verga de Omar entrando por su concha y por su culo se moja toda…

Ambas rieron y mi tía le dijo que lo disfrutara al máximo ya que eso es lo que le hace falta porque mi papá no la atiende como se merece. Mi mamá en seguida se fue a bañarse y como de costumbre me adelanté en mi lugar para ver como se duchaba, ese día fue inolvidable ya que se bañó con gran esmero y con una cachondez que no se me olvidará nunca, además se rasuró una parte de su panocha y se dejó la parte de arriba, amigos el espectáculo era maravilloso.

Terminó de bañarse y se puso primero su falda, era una falda corta que solo abrochaba y desabrochaba por un lado, se puso una blusa azul cielo vaporosa que hacía ver esos encantadores senos y se puso unas sandalias de tacón no muy altos que hacían ver mas respingado el buen culo que tenía, solo se recogió el pelo y lo amarró con una liga, se veía hermosa y tengo que reconocerlo, también se veía muy puta, pero me gustaba.

Salí lo más rápido de allí y fui a la tienda a comprar no se que, esperé a que se descuidará don Omar y me metí a la trastienda, allí me acomodé en un lugar donde no me viera nadie, espero alrededor de una hora hasta que escuché que llegó mi madre, don Omar tenía algunos clientes a los cuales despachó rápido y en seguida se apresuró a cerrar.

Estuvieron un momento en la tienda charlando de tonterías hasta que don Omar le dijo a mi madre que se veía hermosa, que se veía putísima y que se la iba a coger hasta quedar muerto del cansancio y mi madre le respondió que esperaba ver eso, a ver si era cumplidor, entonces ambos rieron y enseguida entraron a la trastienda.

En seguida mi madre le bajó el pantalón a don Omar y le sacó la verga, comenzó a darle una mamadas tremendas que hacían estremecer de placer a don Omar, después de un rato desnudó a mi madre, no le costó gran trabajo y comenzó a darle una lengüetadas en su panocha recién depilada, mi madre se retorcía de placer y pude notar que tenía su primer orgasmo, entonces le pidió a don Omar que le metiera la verga ya, que estaba ansiosa por tenerla dentro, como en la trastienda don Omar tenía un cama de inmediato acomodó a mi madre en cuatro patas y se la comenzó a meter lentamente hasta aumentar el ritmo poco a poco…

Mi madre bramaba de placer y le decía que no se detuviera, que le dijera que ella era su gran puta y que se cogería cuantas veces quisiera, le decía que le metiera la verga hasta el fondo y que le prometiera que esa gran verga será para ella cuantas veces quisiera, además le decía que ya le hacía falta una gran ración de verga pues su esposo no la atiende nunca, le decía que le encantaba ponerle los cuernos a mi padre y que ahora lo haría cuantas veces fuera necesario y don Omar solo sonreía y le decía que estaba a su disposición, que desde ese momento ella será su puta exclusiva, mientras él le metía y le sacaba la verga de su linda panocha, entonces cambiaron de posición y ahora mi madre quería cabalgar…

Vi como fue desapareciendo lentamente esa gran verga en la concha de mamá hasta que la tuvo toda dentro, entonces comenzó a cabalgar a un ritmo frenético y pude notar otro gran orgasmo de mamá, ella seguía y seguía montada en esa gran verga hasta que don Omar tuvo un orgasmo tremendo, mi madre le decía que terminara dentro, que le encantaba sentir todo ese semen en sus entrañas, ambos se convulsionaron y quedaron inmóviles un rato.

Pero la calentura de mamá era aún muy grande y le comenzó a mamar de nuevo la verga a don Omar hasta que la puso nuevamente muy dura, volvió a cabalgar otro rato vaya que se veía buenísima y había confirmado que la gran mayoría de las mujeres tienes lago de putas, creo que nadie se salva, es una naturaleza de ellas.

Entonces mi madre le dijo a don Omar que él le había prometido cogérsela por el culo, él sonrió y le dijo: Claro que si mi puta, te voy a partir el culo hasta que llores de placer, hasta que llores como la gran puta que eres, mi madre sonrió y le dijo que le gustaba que le dijeran así, que se sentía deseada cada vez que alguien le decía eso. En seguida la puso de nuevo en cuatro patas, le puso un poco de saliva en la entrada del culo y le comenzó a meter poco a poco la gran verga, ella gritaba de dolor y placer a la vez, le decía que le rompiera el culo, que no se detuviera, que hiciera lo que su esposo no se atrevía a hacer, que la hiciera sentir una puta infiel a su marido cornudo…

Yo veía como le escurrían las lágrimas a mi madre, pero también vi en ella una cara de satisfacción y placer, hasta que le metió toda la gran verga hasta el fondo, entonces comenzó el mete y saca, al principio fue lento y mi madre se retraía de dolor, pero después aumentó el ritmo y esas lágrimas en mi madre se transformaron en una cara de placer, ella le decía que no parara, que eso la mataba, que era maravilloso tener una gran verga metida en su gran culo, en el culo de una gran puta deseosa de verga hasta que mi madre tuvo otro orgasmo, entonces cambiaron de posición de nuevo…

Sin sacarle la verga de su lindo culo, don Omar se sentó y mi madre se sentó en su gran verga, lo veía todo, estaban cogiendo frente a mí, yo veía como se sentaba mi madre y desaparecía esa verga y de paso miraba su hermosa concha escurriendo de semen, les confieso que tuve un gran orgasmo en el pantalón, ellos seguían cogiendo como bestias en brama hasta que mi madre y don Omar tuvieron otro orgasmo juntos y quedaron cansados en la cama.

Después de un rato mi madre comenzó a vestirse no sin antes darle las gracias por haberla puesto contenta, entonces don Omar le dijo que ahora ella sería su puta a lo que mi madre accedió y dijo que estos encuentros los repetirían tan seguido como pudieran, le dijo mi madre que aún tenía la sensación de esa gran verga y que la extrañaría, pero tenía que irse porque sus hijos no saben a donde fui y ambos sonrieron y mi madre dijo, si supieran que su mami es una gran puta cogedora no lo creerían (yo si lo creí y me gustaba). Mi madre salió de la tienda sigilosamente esperando no la viera nadie y se dirigió a casa, entonces me dije: ¿y ahora cómo salgo yo de aquí?, vi que se acercaba don Omar a mi escondite y de repente dijo:

Sal de ahí muchacho, ¿crees que no te vi desde el principio?, espero no le digas a tu padre de esto, creo que ya sabes lo puta que es tu madre ¿verdad?, a lo que asentí y sonreí, entonces me prometió que cuando quisiera ver como le daba verga a mi madre yo podía estar presente, sonreí y le dije que me gustaba la idea, me dijo que era un secreto de hombres, sólo entre él y yo. Salí de la tienda y me dirigí a casa, me tenía que dar un baño y cambiarme de ropa ya que estaba todo empapado lleno de semen, entré a casa y vi a mi madre charlando con mis tías, imaginé lo que hablaban porque mis tías estaba atentas y mi madre emocionada, me dirigí al baño y de inmediato me di un duchazo y me cambié.

Espero les haya gustado mi relato amigos, más adelante les contaré que sucedió después con don Omar y mi madre, pero eso será después, solo les pido no se desesperen y a la persona que me pidió el relato le digo que está servido y espero él se anime a contar sobre su familia, en especial sobre su madre, y les digo que he confirmado que todas las mujeres les gusta que les digan piropos vulgares, eso las hace sentir deseadas y además la gran mayoría de las mujeres tienen algo de putas, ¿o no?

Comentarios

2 Respuestas en “Espiando como follan a mi madre”

  1. pitudo on abril 11th, 2010 21:32
    comentario

    me gusto tu relato

  2. hector on agosto 18th, 2010 14:34
    comentario

    super bueno me gustaria conversar con alguien caliente asi





Reglas para tus comentarios:
Su comentario no deberá tener faltas ortográficas.
Queda completamente prohibida comentarios con insultos a otras personas o entre visitantes, machistas, racistas, etc.
Deberás de revisar tu comentario antes de enviarlo, para que no sea rechazado.
Pajaporno.com no se hace responsable de las imágenes/archivos expuestos. Las fotos han sido enviadas por todos nuestros usuarios o encontradas en páginas gratuitas.
Si alguna de las fotos no deberían estar publicadas o vulnera algún tipo de derechos por favor contacte con nosotros para retirarlas inmediatamente.